sábado, 23 de julio de 2011

Les misérables

He de dar gracias a Angelical y al pequeño grupo de la Travesía Literaria. El año pasado compartí algunas estaciones aprendiendo nuevos estilos literarios y formas de expresarse. Siempre he pensado que en la diversificación está la maestría y como aficionado a la lectura en general, me sentía con la necesidad de explorar senderos distintos al de la ciencia ficción. Sumergirme en el Romanticismo fue algo inesperado para mí; la visión errónea de simples relatos excesivamente azucarados, empalagosos e idílicos quedó tambaleante al leer el Conde de Montecristo. Edgar Allan Poe siempre me había cautivado, Jane Eyre me sorprendió y La Dama de las Camelias me descolocó...entre las farragosas descripciones, entre los párrafos densos y eternos, se escondían multitud de adjetivos desconocidos, reflexiones profundas acerca de la sociedad, el ser humano o la naturaleza...

Por eso cuando nos vinimos a vivir a Madrid me dije ¿Y porque no ir a ver el musical de Los Miserables?


Pero antes decidí armarme de valor y probar con Victor Hugo. Terminé el libro media hora antes de entrar al musical. Conmocionado por la asombrosa capacidad de mezclar filosofía, historia, pasiones, dudas, temores, reflexiones, opiniones, amor y odio, paisajes idílicos y horrores indescriptibles, me senté en mi butaca y comenzó el espectáculo.


Hacer que el espectador se sumerga en una historia determinada es una obra de arte. Y de alguna manera entre Victor Hugo y estos actores-cantantes-bailarines han logrado que me sienta parte de un todo más grande. El engranaje de la historia quiso que Victor Hugo viviera en la época adecuada para ser testido de los grandes acontecimientos que marcarían el futuro de la época que vivimos. Intrincados en una enredadera social compleja, los personajes mezclan su lucha cotidiana con objetivos mucho más altruistas.


Los miserables no es una historia cualquiera. Es la historia de Jean Valjean, de Cosette, de Marius y de Javert, sí. Pero también es la historia de una lucha, de un cambio en la sociedad humana, de una rebelión contra las injusticias sociales. Los Miserables demuestra que no existe un sólo punto de inflexión en los grandes acontecimientos de la historia. Existen muchos puntos decisivos, mucho sufrimiento, mucho dolor, mucha pasión, mucha dedicación para cambiar las cosas. Pero sobretodo es necesario actuar unidos. Quizás Napoleón pudo cambiar su tiempo durante un par de décadas. Pero a su muerte, el río salva el escollo y vuelve a su cauce normal. Hacen falta muchos escollos, unidos, convencidos, resistentes para finalmente desviar el camino. La Revolución Francesa no sólo fue en 1789. Duró al menos 7 décadas, en el que el viejo orden se resiste a morir y la nueva sangre lucha por emerger de las profundidades...

Y en medio de esta madeja histórica, se habla de la miseria y de la grandeza humana, a partes iguales. Tan miserable puede ser el rico que desprecia a los que no tienen nada como el que no tiene nada y sobrevive engañando a los que son tan desgraciados como él. Tan grande es el que lucha por un futuro mejor a costa de su propia vida como el que dedica su vida a redimir sus errores del pasado.
Victor Hugo escribió hace casi 150 años una obra que aún hoy dia se considera una defensa a los oprimidos de la historia pasada, presente y futura. Siglo y medio después, su historia ahora no sólo es leída sino también cantada. Afortunadamente, no ha sido olvidada.

9 comentarios:

Angelical dijo...

Menuda envidia me das, a mi todos los musicales me pillan demasiado lejos XDDD
Ahora solo te falta plasmar ese lado victoriano en tus letras ;)y sé que a eso también le perderás el miedo.
Un besazo, ha sido unplacer esto de las dedicatorias cruzadas jajajajjaj

Humberto Dib dijo...

Yandros... cuando terminé de leer Los miserables, me emocioné como nunca.
Un cariño

Rebeca dijo...

Lo que me gusta de los libros clásicos es que a veces cuesta leerlos porqué las expresiones y el lenguaje son distintos a nuestras epoca en cierta manera, incluso la forma de razonar, pero cuando llegas al final te das cuenta de la profundidad a la que aconseguido llegar el autor. Victor Hugo no iba a ser la excepción, yo sigo con mi Tolstoi.

Carlos dijo...

Te agradezco sobremanera que hayas escrito esta entrada, ya que entre lo tiene lugar en estos momentos en Sol y la constatación del no científico dicho de que la Historia se repite porque dejamos que así sea, tu mención a Los miserables es todo un acierto, reflejando que la sociedad será mas tecnológica pero hace falta otra revolución francesa o de cualquier otro lugar.


Un abrazo

cristal00k dijo...

Lo leí, sobre los 13 años. Y hubo un antes y un después, tras finalizar la lectura de esa obra en mi vida. Creo que es de esas lecturas ejemplares, que ayudan a conformar un carácter.

Según te adentras en esos personajes (un mérito total y absoluto del autor) te das cuenta de que realmente, la justicia, la compasión o el odio sin razón... hasta el rencor, no tienen colores ni patria y mucho menos "tiempo". Siempre han estado y van a estar ahí y leyendo a uno de los grandes como Víctor Hugo, se hace patente.

Pero la literatura da grandes ejemplos en ese sentido y si no ahí están, Dostoievski o Sthendal (si no has leído Rojo y Negro debes de hacerlo) por citar a otros dos de los grandes. También ellos lo ponen de manifiesto de una forma, que marca ese antes y después que cito.
Y entre ese puñado de obras inolvidables... Los Miserables merece una mención especial sin duda!

Leyendo según que obras, te das cuenta que hay sentimientos que van implícitos en la naturaleza humana, aún a pesar nuestro. Y hoy, en estos tiempos de frontera que nos ha tocado vivir... donde parecen haber desaparecido todo tipo de valores, morales, sociales... hasta económicos... la lectura de esas obras debería ser obligada en las escuelas ¿verdad?

En fin! Yandros, estaba claro que un alma sensible como la tuya, iba a quedar "prendado" de esa magnífica novela.

Abrazotes!!!

P.D.: Que bien, leer algo tuyo!!!

Encarni dijo...

Un año entero intentando subir a verlo y ha tenido que llegar Celia para que lo pospongamos un poquito más. Visto lo visto leeré antes el libro, para que cuando pasen otros tres añitos tengan a bien volver a representarlo.
Muchos saludos desde el corazón de la Sierra sur

Yandros dijo...

Angelical: Miedo jamás...respeto mucho jajaja
Humberto: y no es para menos
Rebeca: Tendré que atreverme con Tolstoi, pero antes tengo que leerme un par de libros de ciencia ficción para armarme de valor jajaj
Carlos: Sumegirdos en nuestra propia corriente histórica, no somos conscientes quizás de los histos históricos que vivimos...quizás en el futuro clasifiquen nuestra historia

Yandros dijo...

Cristal00k: cuantas cosas por descubrir, y quizás este universo blogiano me ha abierto muchas más ventanas de las que pensaba al poner la primera piedra.. Este tipo de obras son un compendio de reflexiones del autor acerca de múltiples facetas del ser humano. Leer este tipo de obras libera la mente y ensancha la estrecha visión que nos permite nuestra sociedad actual
Encarni: Siempre es bueno que haya niños para echarles la culpa...pero todavía estáis a tiempo, ahora van a Barcelona...Por cierto, si hubieras venido te hubieras reencontrado con un jefe de obra y un director de obra que conoces bien ajajaj. Un abrazo

Claire dijo...

Pues mira, me compraré el libro para este verano que la película la ví hace muchos años y ni me acuerdo...
Otra cosa, que me despido por vacaciones, y aprovecho para desearte un muy feliz verano.
Disfruta mucho.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails