sábado, 1 de octubre de 2011

Genios Nonatos

Imgen tomada del diaeconómico.

El amigo Gamar, que nunca deja de sorprenderme en sus entradas blogueras, me ha hecho retomar con su "Imaginación" un viejo pensamiento que siempre me ronda por la cabeza; esta vorágine de sociedades que el ser humano ha creado desde el principio de los tiempos ha sido el caldo de cultivo en numerosas ocasiones de mentes brillantes y genios sin parangón en la historia. Desde los anónimos que cambiaron las noches tenebrosas por el fuego salvador, que modelaron herramientas a golpe de pedernal, que adoptaron el sedentarismo como nueva forma de vida, hasta los actuales Einstein, Hawking, Sagan, y muchos más, pasando por Demócrito y Aristóteles, por el gran Leonardo da Vinci, el inconmensurable Miguel Ángel, y todos aquellos Keppler, Galileo, Cervantes, Shakespeare, Van Gogh, Tolstoi, Victor Hugo, Kant, Euler, Fournier, Laplace, Gauss, Fermat, Bernouilli, Darwin...Me quedo muchos en el tintero, pero mi intención no es hablar de ellos; sobre esto hay escrito largo y tendido. Hay menos escrito sobre los anónimos, pero se es consciente de que alguien en los albores de la humanidad aprendió a juntar dos ramitas y con eso dió calor a la humanidad para todo su futuro...Pero de lo que no hay nada escrito es de los Genios Nonatos.
¿Os habéis preguntado alguna vez cuanta gente en nuestra sociedad actual será un genio escondido que no ha podido desarrollar su potencial, bien por condicionantes sociales, políticos, económicos o culturales, bien por no descubrir su verdadera vocación y dejar un cerebro privilegiado siempre a la espera de despertar? ¿Cuanta gente con una capacidad potencial para cambiar el mundo ( a veces a mejor, a veces a peor) no se ocultará en alguna choza de un pais africano en una guerra olvidada, o entre el sistema de castas inamovibles de la sociedad hindú, o asfixiado en un correr sin pensar de nuestra sociedad consumista, o abrumado por la competencia feroz en la sociedad americana? ¿Cuantas mentes brillantes estará a oscuras en barrios marginales, en familias rotas, en entornos nocivos para el espíritu y por lo tanto sembrados en terreno estéril para una semilla que contiene un hermoso árbol?
¿Cuanta gente a lo largo de la historia habrá tenido ideas demasiado tempranas para su tiempo, demasiado atrevidas para su época o demasiado avanzadas para su sociedad? ¿Cuántas de estas ideas ni siquiera habrán sido formuladas ni escritas y hayan muerto con su creador sin llegar a conocer otra cosa que el cerebro atormentado del mismo?
A veces opino que el verdadero motor de la humanidad y de su futuro sería una máquina que detectara de forma inequívoca la mejor forma de desarrollar las cualidades de un individuo. Quizás yo me dedique a la ingeniería y hubiera sido un estupendo maestro de escuela. Esa máquina no sólo debería analizar la capacidad del individuo para ciertas tareas sino el grado de satisfacción del individuo cuando las ejecuta, porque puede que mi mente sea perfecta para dedicarme a la danza clásica pero mis inquietudes se decanten más por la pesca de altamar. Es decir, debería realizar un análisis de cada zona del cerebro, ponderar los resultados y decidir de qué forma puedo ser más feliz y a la vez útil a la sociedad.
Optimizaríamos la sociedad. Situaríamos a cada persona en el mejor puesto para desarrollarse personalmente y ayudar a la sociedad
A veces soy demasiado utópico. Pero quizás en un futuro muy muy lejano...

12 comentarios:

Damián Neri dijo...

Estaría bien si se supiera y pudiera desarrollar un sistema análogo de detección, aunque algo similar pero que a mi parecer es nocivo a largo plazo es el nacimiento de humanos con aptitudes predeterminadas, y eso me asusta. Estoy casi seguro, si nuestro mundo no se pudre antes, de que en el futuro se harán una de esas dos cosas, o se potenciarán las capacidades humanas mediante tests ultraprecisos y apoyo a los individuos con dotes, o veremos nacer seres de los cuales ya sabremos de antemano si serán presidentes o grandes científicos.

Saludos!

FBM dijo...

Más que detectar la genialidad de las personas, lo importante es crear el ambiente y las condiciones para que, si hay un genio, se desarrolle.

Gamar dijo...

Entre buscar lo mejor para la sociedad y lo mejor para el individuo, estoy seguro que alcanza con ayudarlo a que sea feliz con lo que hace. Eso haría que la sociedad creciera por el mejor camino y los individuos serían mucho más productivos.
Si en cambio hay que trabajar de jardinero para poder comer...
por eso lo de FBM es muy acertado.
Gracias por enlazarme en este prestigioso lugar.
Un abrazo.

Pilar dijo...

La utopía es el único modo de llegar al futuro.

Un saludo

Camaleona dijo...

Alguna mente brillante tendrá que crear esa máquina que cuentas... quizás el genio que tenía que construirla estudió bajo el arcaico sistema educativo español y decidió quedar oculto.

Ximens dijo...

Yandros, tienes una fuerte razón en tu reflexión. No obstante, si salimos de los círculos normales de la ciencia pública, si nos acercamos a los pueblos y observamos a sus gentes, verás y descubrirás oasis, pequeñas islas de gentes que sí desarrollan esa inteligencia para el bien común, sin masificar. Si no fuera así es imposible que, a pesar de todo, la sociedad progrese

*entangled* dijo...

Puede que nuestra sociedad esté llena de «genios escondidos» como dices, pero piensa que también está llena de criminales escondidos. Puede que nos hayamos perdido algún Leonardo, algún Kant, algún Leibniz; pero también nos hemos ahorrado seguramente algún Stalin, algún Pol Pot, algún Hitler. Mejor que estos últimos no hayan tenido ocasión de «desarrollar sus potenciales»… Si la hipotética máquina detectora de las cualidades potenciales de los individuos existiera, si como dices «Esa máquina no sólo debería analizar la capacidad del individuo para ciertas tareas sino el grado de satisfacción del individuo cuando las ejecuta», entonces ¿Qué deberíamos hacer cuando la máquina detectase un Hitler en potencia?

Este dilema ya ha sido estudiado: Es el argumento de la novela Island de Aldous Huxley, que te recomiendo.

Para terminar, un par de citas sobre el tema (que siempre quedan bien):

"No hay testimonio de civilización que no lo sea también de barbarie". (Walter Benjamin)

"Cuando hacemos el cómputo de los especialistas que las sociedades humanas han engendrado tras la aparición de la agricultura, es preciso recordar que no sólo ha habido Miguel Ángeles y Shakespeares, sino también continuos ejércitos de asesinos profesionales". (Jared Diamond hablando de la Revolución Neolítica en Edge)

Salud.

Oscuro dijo...

Pues yo espero que algo así no se dé nunca. El día que una máquina designe nuestros destinos será el fin de la raza humana.

ROSSETA dijo...

Que horror,espero que esté muy lejano ese futuro....

Yandros dijo...

Damián:No estoy seguro de que se pueda saber de antemano si una persona será un gran científico o político, porque no creo que todo esté en los genes. Quizás tenga más probabilidad de éxito debido a su personalidad, pero el entorno y el azar son factores a tener en cuenta
FBM: Si, pero eso es más utópico aún jajaja
Gamar: El problema no es que sea feliz con lo que hace; es que quizás pueda ser más feliz aún haciendo otra cosa que ni sabe que puede hacer...
Pilar: O al menos de soñarlo...

Yandros dijo...

Camaleona: Cuanto tiempo!Ahora con los nuevos recortes no creo que haya máquina por mucho tiempo...
Ximens: Estoy de acuerdo de que las pequeñas aportaciones son las que forman las montañas. Pero si esas pequeñas aportaciones estuvieran incentivadas, motivadas y aplaudidas...¿que no podriamos conseguir?
*entangled*:Entiendo lo que quieres decir, pero bajo mi punto de vista los Hitler o Stalin de turno quizás hubieran dedicado su inteligencia a otros fines. Quizás se descubriera que son muchos más felices usando sus capacidades para un objetivo mucho más grande que sus ansias de poder. Quizás se hubieran detectado a tiempo e impedir que su entorno sea el favorable para desarrollar su lado oscuro. Y además yo creo que en proporción debe haber más genios nonatos que psicópatas nonatos, porque el entorno preciso para hacer germinar una mente brilante hacia un fin que sirva a la sociedad es mucho más dificil de encontrar que el opuesto. La sociedad nuestra actual con su competitividad, falta de tiempo y sueños frustados es un caldo de cultivo poco propicio para empujar a las personas a optimizar sus cerebros...
Oscuro: La máquina estará hecha por el hombre al fin y al cabo...y no creo que la raza humana deba estabcarse, igual tiene que evolucionar...
Rosseta: Nos ahorraríamos muucho tiempo de colegio e instituto ajajajaja

cristal00k dijo...

Hummmmm, desde una mente de una individualidad rabiosa como la de algunos (entre ellos la mía), se necesitaría mucha más precisión en esa máquina de análisis.

Por ejemplo: ¿anularía la capacidad última de elección del individuo? ¿podríamos, a pesar de nuestras capacidades hacia una materia determinada, dedicarnos a cualquier otra cosa que nos produjese más satisfacción a nivel personal?
Naturalmente, no estoy hablando de la máquina, que evidentemente como cualquier otra tecnología al servicio humano sería imparcial sino de sus creadores y - o "manipuladores".

Está claro que ahí radica el quid de tu idea. Deberían de crearse unos controles máximos a tal efecto, que permitiesen decidir en última instancia al individuo en cuestión. Dar esa información y por ende crear el ambiente propicio y dar la "posiblidad" estaría genial, pero sólo en el caso de poder escoger.

Pero desgraciadamente, la Historia está llena de ejemplos contrarios o fracasados en ese sentido. Sólo hay que recordar en que acabó el "Emile" de Rousseau, que aunque sirvió para superar la idea de Locke, de que el hombre no posee "ideas innatas" (o sea, esa predisposición hacia algo en concreto que analizaría y descubriría tu máquina). O sencillamente, sin ir más lejos la famosa "nota de corte" de nuestro sistema educativo actual, que tantas vocaciones ha llegado frustrar... y seguirá frustrando por el momento.

Bufff, con este tema podríamos agotar el café de Starbucks, jeje.
En fin! habrá que conformarse con lo que hay, al menos por el momento. Quizás algún día te toque hacer algún puente por estas tierras, quien sabe...

Mientras tanto, un abrazote.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails