lunes, 13 de febrero de 2012

Ha nacido una Estrella

No es una Estrella cualquiera. Estrella ha nacido para salvar una vida. La de su hermano Antonio, un niño de tres años con una enfermedad denominada aplasia severa y que le condena a peregrinar todas las semanas al hospital para poder generar la sangre que su médula ósea no puede crear. Estrella ha sido seleccionada genéticamente para ser compatible con su hermano y de una tacada, dar sentido a dos vidas.


Hace unos años nació el primer bebé en Andalucía seleccionado genéticamente para poder curar a su hermano. La feliz noticia fue duramente criticada por la Iglesia Católica, que señalaban la destrucción de embriones que se produce durante el tratamiento. Todo el tema de si un embrión es o no una vida en sí misma es discutible, por supuesto. Y ni yo ni la Iglesia creo que esté en disposición de poner una delgada línea que separe lo que es de lo que no es. Y es perfectamente comprensible que se opongan a la selección genética, como se oponen a la mayoría de los avances científicos. Son sus reglas y han de ser coherentes con ellas.


Sin embargo, afirmaciones como "la dignidad del ser humano exige que los niños no sean producidos, sino procreados" empiezan a encender la mecha de mi indignación. ¿Van a darme ustedes lecciones de dignidad humana? Para mí la dignidad humana comienza por hacer lo posible por los hijos. Y si a mí mis padres me dijeran que fui seleccionado genéticamente para poder salvar la vida de alguno de mis hermanos, me sentiría orgulloso de mí y de mis padres. No hay nada más maravilloso que comenzar una vida salvando otra. Durante toda nuestra vida quizás no salvemos ninguna vida, y esta niña ya ha salvado una antes de existir.


Hoy me siento orgulloso de ser andaluz. Porque no todo es el Pert, el cachondeo y la fiesta, el jolgorio y la vagancia, como algunos quieren dar a entender. No, señor Durán y Lleida, también somos pioneros en algo, ¿que sorpresa verdad? Se llama Diagnóstico Genético Preimplantatorio, y hace seis años que Andalucía lo incluyó como derecho dentro de los Servicios sanitarios de la comunidad. Algunos estarán a favor y otros en contra, pero lo cierto es que hoy gracias a eso hay un niño de tres años que va a dejar de ir de paseo al hospital e irá a jugar al parque, como los demás niños. Enhorabuena a los padres, por su valentía y su lucha. Enhorabuena a Estrella, porque ha nacido para regalar una vida, y eso es algo que la mayoría de nosotros jamás podremos hacer.

9 comentarios:

Pilar dijo...

Sin duda hay muchos motivos para sentirse orgulloso de ser andaluz, y ést es uno de ellos, una sanidad pública fuerte, pionera y al servicio de su pueblo.

Me gustaría pensar que durará, pero cuando las barbas de tu vecino...

Un abrazo

fbm dijo...

El tema efectivamente es delicado. Para la Iglesia, y también para la Justicia (vease el caso Garzón), el fin no justifica los medios.

Yo, como tú, no tengo muy claro hasta que punto es mala la manipulación genética. Pero pienso que, si en algún caso es justificable, ese es el de Estrella.

Ximens dijo...

¿Hay alteración genética en el embarazo de María, la madre de Jesús? Sí: Que se callen los atalobispos; No: Que se callen aún más. Enhorabuena por ser andaluz.

Rebeca dijo...

Algunos han reducido esta nueva vida a el término "bebe medicamento", lo cual me parece muy injusto, la generosidad que va a tener esta niña sin saberlo no implica que por ello sea menos querida por sus padres. A veces minimizamos las cosas a un reduccionismo estúpido ¿acaso no es lícito querer salvar la vida de un hijo? ¿hace eso menos valiosa a una nueva vida? yo creo que desde luego que no.

Elperroverde dijo...

Como se dice… “si el fin justifica los medios”…. Pero delicado el tema si que lo es… Saludos.

Adivín Serafín dijo...

La doble moral hace que cosas incrteíbles para la vida humana sean pecado. Así van perdiendo creyentes y quedándose con fariseos.

Damián Neri dijo...

Aquí podemos ver a la ética tal vez como un continuo que en cierto momento deja de tener justificación y da paso a la no-ética. Pero es subjetivo. Puede ser algo maquiavélico para algunos, pero al menos en este caso también me parece justificable.

cristal00k dijo...

Hummm, acabo de borrar mi comentario.

Rozaba la injusticia de tanto que me indigna la "posición" de la Iglesia ante cualquier avance de la Ciencia. Sin importar de que se trate, su respuesta por principio es siempre negativa.

En fin, a ver si dejan de dar lecciones de caridad y compasión y se preocupan más de atar corto a sus pederastas, que es de lo ünico (aparte la pasta, claro) que van más que sobrados...

Ya está bien de poner cortapisas a la Ciencia y sus avances. Parece que tengan alergia a que el mundo sea un lugar más fácil, porque eso no les permite manipular suficientemente a su antojo y favor.

En fin...

PENSADORA dijo...

Delicado el tema, claro.

Las primeras transfusiones de sangre fueron tratadas como hererjía y hoy en día son un procedimiento médico más de tantos.

Lo que tú planteas, ciertamente, tiene consideraciones éticas pero no me extrañaría que dentro de cien años sea una cuestión de protocolo médico... como una miocentesis, por ejemplo.

Saludos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails