martes, 1 de diciembre de 2009

El tsunami de la información

Titular de un periódico: "La mirada del asesino de una niña de tres años"
En ocasiones he hablado de la mareante velocidad a la que se mueve el mundo actual, la sociedad que nos rodea. Todo es inmediato y el presente ha visto reducido su imperio a una franja difícilmente mensurable.
El caso del chico de Tenerife vilipendiado y machacado por los medios de comunicación es un claro ejemplo de ello. Una cadena de errores de diversos colectivos ha llevado a prejuzgar atropelladamente a un joven inocente (porque todos somos inocentes mientras no se demuestre lo contrario, aunque últimamente me parece una frase hecha más que una realidad palpable) hasta hacer caer sobre él toda la rabia de la sociedad enfervorecida.
No es el primer caso ni será el último. Estamos ávidos de chivos expiatorios y necesitamos cargar sobre alguien el peso de la culpa de tener una sociedad que se nos escapa de las manos. Nos crispamos tanto al ver asesinatos, violaciones, maltratos que cuando tenemos una figura clara sobre la que arrojar nuestra ira nos lanzamos sobre ella con la furia contenida de todas las injusticias cuyo eco aún resuena en nuestro interior.
Un médico da la voz de alarma y se activa el proceso. En lo que dura un parpadeo este chico ha pasado a ser presa del deseo de la sociedad, del deseo de lapidarlo sin tan siquiera pensar en la presunción de inocencia. La gente de a pie tenemos nuestra parte de culpa, por creernos a pies juntillas lo que los medios de comunicación, cada vez más veloces en detrimento de la calidad de la información, nos enchufan por radio, televisión, prensa escrita e internet. Y es que hoy en día la competencia es feroz y no importa tanto el contenido de la noticia sino el titular, porque es el titular con lo que la gente se queda en este presente continuo que vivimos, y un titular más espectacular sustituirá a otro menos impactante.
Seguramente pocas personas de los que han salido enarbolando la bandera de la justicia saldrán a dar un paso adelante a reconocer su equivocación. El periodista echará la culpa a la policía, la policía al informe médico y el médico a los "indicios". Y ahora que la ola se ha convertido en tsunami, mucha gente negará que ha intentado subirse a la misma para hacerse notar. Cuando la ola ya es demasiado grande y va a romper de forma estrepitosa, todo el mundo se ha bajado de la cresta. Y se irán alejando lentamente del lugar del suceso, todos nos rasgaremos las vestiduras por haber juzgado prematuramente a este hombre y finalmente todo se olvidará.
Pero él no. No creo que él pueda olvidar lo fácil que es destrozarle la vida a una persona.
Mañana te puede pasar a tí.

20 comentarios:

Rebeca dijo...

A mí también me parece tremendo que hoy en día la veracidad no sea prioritaria en el ámbito de los medios de comunicación, como bien dices importa el titular y nadie se para a pensar en las consecuencias, una vida es fácil de sacrificar a cambio de muchos otros intereses que en el fondo han sido y son los que siguen moviendo el mundo.

Uma dijo...

Pues si! es muy fuerte.Para mi la culpa es claramente de los medios de comunicacion que han perdido el norte de la información y solo piensan en "la exclusiva" (ya nos preocuparemos luego de comprobar si es cierto...o no).
A mi otra cosa que me pone muy nerviosa es cuando en los programas de por la mañana (por poner un ejemplo) dejan un microfono a personas para que despotriquen sobre alguien (generalmente médicos) y lo llamen "dar su versión de los hechos", cuando la mayor parte de las veces (aunque hay otras que no) lo que dicen no tiene ni pies ni cabeza, dando datos completamente erroneos, en fin!.
Muy buen post, besos

Ħαррy єyєs dijo...

Muy interesante

Menda. dijo...

He sido una de las personas que vilependió y se repugnó de ese hoy inocente hombre. Tal vez nos dejamos llevar mucho por informaciones no veraces. Tal vez emitimos juicios precoces. Tal vez nos pierden las formas y lo visceral de nuestro carácter. Tal vez debamos recapacitar antes de lanzarnos a una cacería desmedida. Yo, la primera.

Capitán Clostridium dijo...

Hoy ponemos los parches y elevamos las protestas antes de tener en nuestras manos y en nuestras orejas la veracidad de los hechos.
¡Qué miedo! Me da miedo pensar que alguien se puede ver expuesto al ojo de un huracán así sin ser culpable. Porque siempre es más fácil hablar, que pensar lo que se dice.

Capitán Clostridium dijo...

Hoy ponemos los parches y elevamos las protestas antes de tener en nuestras manos y en nuestras orejas la veracidad de los hechos.
¡Qué miedo! Me da miedo pensar que alguien se puede ver expuesto al ojo de un huracán así sin ser culpable. Porque siempre es más fácil hablar, que pensar lo que se dice.

Oscuro dijo...

Veo que hoy compartimos comentario y crítica, jejejejeje.

Un abrazo Yandros

Nadia dijo...

Tenemos demasiada información inútil, pero eso es otro tema... Yo me he enterado del después... soy una mujer desinformada, pero feliz. He exagerado, dejémoslo en feliz a veces ;o)

Buena entrada!

El Titanic, también se hundió dijo...

Triste.... pero estas noticias... ya no sorprenden...la sociedad esta enferma y no hay cura.
Esta frase sirve para la noticia y para el desmentido... no sorprende que haya gente que le hace esas cosas de las que fue acusado este hombre a un niño y tampoco sorprende que alguien sea linchado sin juicio.
This is Spain... (o cualquier otro lugar)

Carlos dijo...

Es por casos como este por los que estoy en contra de la pena de muerte.
No digo que los "culpables" de hechos así no desee tal pena para ellos, pero con ese matíz, con el de culpables probados, y aún así conozco de un caso que siete años despues el adn demostró la inocencia de un hombre acusado de violación que llevaba sus años preso. Pero sí que por muy mucho que las apariencias y los indicios lleven a la conclusión de culpabilidad nunca se puede condenar a nadie sin tener en cuenta la presunción de inocencia por mucho que a veces hasta repulse aplicar tal derecho.
Porque como bien dices puede sucederle a cualquiera y probarse esa inocencia cuando ya la vida está destrozada.

El informe del médico tiene tela, pero la prensa ávida de noticias llega a tal extremo que se erige en juez y parte en un paralelismo con la Justicia muy peligroso.

Felicidades por el post Yandros!

Un abrazo!

cristal00k dijo...

Pues sí, nos puede tocar a cualquiera. Las tendencias informativas están destinadas a crear opinión... y eso es muy peligroso, porque la independencia de la información queda totalmente excluida en esas prácticas. No hay más que ver, como se tratan los diferentes conflictos armados que asolan este mundo. De unos tenemos información que nos sale hasta por la orejas y sin embargo otros no existen... Si no salen en los medios, es como si no estuviera sucediendo. Terrible!! Por no hablar de la información sesgada... me pone de muy mala milk este tema.
Lo de este pobre hombre de Tenerife... es una prueba palpable y sangrante de lo que pueden llegar a hacer con todos nosotros.
Ojalá que sirva de ejemplo, para que no nos creamos a pies juntillas todo lo que nos llega
Buena entrada amigo.
Besos.

X dijo...

Vale el mismo comment que le he dejado a Simone: "no quiero hacer leña del árbol caído, pero al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. Los medios de comunicación dan asco y lo que han hecho es de ser unos hijos de puta. Todos estamos de acuerdo. Pero no evadamos (y aclaro que me incluyo por solidaridad, porque yo no cometí ese error) nuestra responsabilidad en el asunto diciendo que es culpa de los medios. De ellos por ofrecer esa noticia y de los que las creen con los ojos cerrados, no se hacen preguntas y alzan la voz ante causas que no siempe tocan."

Y que sirva de algo. Que todos los que la han cagado aquí, pero sobre todo las personas de a pie, los últimos receptores, se pongan las pilas. Que no suceda de nuevo.

S. dijo...

Tenemos tantas ganas de justicia que a final emitimos juicios falsos.

marga dijo...

Es irreparable el daño que se ocasiona cuando juzgan a un ser humano por algo que no se ha hecho...triste, muy triste...

Saludos.

Luna dijo...

Puede que a veces hayamos cometido un error y la gente juzgue velozmente con toda su rabia, se tome la libertad de llamarte esto o aquello.
Pero me encanta cuando la pelota se posa sobre su tejado y se da cuenta de que, en determinadas circunstancias uno puede equivocarse también, puede cagarla, puede volverse un ser humano.

mua!

Claire dijo...

La historia de este pobre chico que le ha tocado vivir esta pesadilla dá auténtico terror. Y no solo los medios de comunicación se han portado mal, un juez lo metió en la cárcel. Y ahondando más, se demostró su inocencia TRAS LA AUTOPSIA de la pobrecita niña. ¿No podían haber demostrado su inocencia estando la niña viva? En fin. Terrible. Un abrazo.

cristal00k dijo...

¿Sabes? y el 12/12/09 conciertazo de Fito en el Sant Jordi... jijiji!
¿Os venís?

Yopopolin dijo...

es una situacion de lo pero que puede ocurrirte en la vida... ojala no se repitan errores asi...

un saludo

Camaleona dijo...

Yo lo creí, y pensé que era un animal. Puse mi granito de arena en la destrucción del chaval. Así que pido disculpas.

Yandros dijo...

Rebeca: Hoy en dia todo va muy rápido, no tenemos tiempo para comprobar veracidades
Uma: Puede haber mil versiones de los hechos, lo malo es que nos influyen sin análisis previo
Happy eyes: Gracias!
Menda: Yo no lo juzgué porque no me enteré de la noticia hasta que se hubo montado todo el follón. Pero seguro que también lo hubiera juzgado. Y me avergüenzo
Capitán: Pero es que algunos lo piensan y es hasta peor!
Oscuro; me remito a tu blog y al de bastet
Nadia: Respecto a la información inútil, le remito, vecina a mi entrada de la Teoría Energética de la Informacíón jejeje
Titanic: Yo creo que en todos los sitios se prejuzga solo que aqui somos de sangre más caliente
Carlos: Gracias, creo que una cadena de errores es el mejor ejemplo de lo que ocurre en un sistema sometido al caos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails