viernes, 9 de julio de 2010

Reescribiendo la historia

En el mundial del 78 yo tenía unos meses de vida, así que no viví la etapa final de aquella Naranja Mecánica que asombraba al mundo pero que se quedaba a las puertas del cielo. El mundial del 82 es tan sólo una neblina en mi memoria de la que sólo vislumbro un muñequito gordo y anaranjado y su amiguito cuellilargo con un televisor en la panza. Mi primer recuerdo vívido de un partido de fútbol, de la trascendencia del mismo fue una final jugada por España. Era el año 1984 y sólo recuerdo a Gallego conduciendo el balón cuando ya perdíamos 1-0. Recuerdo un ambiente triste y derrotado. Creo que era el salón de mi casa, pero en realidad sólo recuerdo el césped verde, la camiseta roja y el amargo sabor de la derrota.
A partir de ahí recuerdo con intensidad todos los mundiales. El gol de Michel a Brasil anulado injustamente en México 86, el hat-trick de Butragueño en octavos y la injusta derrota en los penaltis de cuartos. La caída en octavos en Italia 90 ante Yugoslavia, partido que vi con mi abuelo Santiago, que se lamentaba y mascullaba que nunca vería a España llegar a una final de un Mundial. Luego llegaría la era de los atracos con el codazo a Luis Enrique en USA94, que viví en un autobús de excursión cuando estaba en Inglaterra y que nos condenaba de nuevo a apearnos en los cuartos de final. En Francia 98 ni siquiera nos merecimos pasar de la fase de grupos y una desastrosa selección nos dejó la peor clasificación de la historia. El linier de los cuartos de final en Corea 2002 nos volvió a mandar a casa de forma injusta y descarada y los octavos fueron de nuevo nuestra meta en Alemania 2006.
Pero todo cambió en aquel mes de Julio de 2008. A partir de aquí se escribe la Historia para nosotros, los españoles futboleros, que durante décadas hemos vivido con el amargo sabor de la derrota y a veces con el resquemor de las injusticias. Y en muchas ocasiones tenemos miedo, porque tenemos grabado a fuego tantas y tantas penurias futbolísticas que nos parece que la historia se repite una y otra vez. Pero no. Eso era la prehistoria.
El otro día el dios del fútbol volvió a emerger de entre las profundidades oceánicas que rodean a Sudáfrica y tocó de nuevo con su varita a la Roja. El mago Del Bosque sorprendió en su alineación y colocó a Pedrito para reforzar el medio del campo. Y no solo lo reforzó, lo avivó como hacen las ascuas al soplarlas, lo expandió rodeando a los alemanes, lo ensanchó hasta perder la vista en el horizonte...Pedrito volvió loco a los ordenados alemanes, que no sabían de donde salía este pequeño y escurridizo jugador que se cambiaba con Iniesta, regateaba como Villa, pasaba como Xavi y defendía como Ramos. Villa se movía como ratón entre águilas, Xavi se vistió de maestro de ceremonias y Busquets y Xabi, en la sombra, recogían balones, tapaban huecos y desempeñaban ese papel del fútbol pocas veces agradecido y siempre tan fundamental. Ramos y Capdevila apoyaban en las bandas, Puyol y Piqué se guardaron la llave del área y Casillas sólo apareció para decir que, si algo ocurría, ahí estaba él. El fútbol nos quiere, Jabulani nos ama porque le tratamos bien y hasta el pulpo Paul, en contacto directo con el dios del fútbol, sabía que ni la fuerza de la historia negra de nuestra selección puede esta vez tumbar a un equipo liderado por la humildad, conducido por la maestría y dirigido por la ilusión.
Si abuelito. Si que vas a ver a España en una final de un Mundial. Quien te lo iba a decir hace 20 años, en aquel Yugoslavia España que tanto te hacía perjurar.Quien te iba a decir que ibas a ver algo que jamás has visto en tus más de 80 años de vida. Una final de la Copa del Mundo y una de las banderas es la de España. No ha llegado con suerte, abuelito. Ha llegado enamorando a propios y extraños, africanos o europeos, madridistas o culés. Porque yo soy madridista y me declaro ferviente admirador de Iniesta, de Xavi, o de Puyol. Y no por el mundial que están haciendo sino por la humilde forma de llevar la grandeza futbolística y personal que llevan dentro. Y me alegro por Del Bosque, ese entrenador taciturno con aspecto de maestro de escuela al que un señor presidente echó tras ganar la Champions simplemente porque no era un entrenador mediático. Sentí vergüenza ese día. Pero la vida tiene sus pequeñas venganzas y espero ver a este entrenador manteado por sus jugadores el domingo. A lo mejor no es mediático. Pero es el mejor.
El Domingo tenemos una cita todos a las 20:30. Vamos a empujar a este elenco de futbolistas hasta la gloria. Vamos a alzar todos la Copa con Casillas. Hemos llegado hasta aquí, hasta el partido más importante de la Historia para nosotros. Vamos a trazar una cruz en el calendario y esperemos que por fin, dentro de muchos muchos años podamos decir...Ah, 11 de Julio, hoy es el aniversario del primer Mundial de España, como jugaban esos cabrones!
Un abrazo a todos!

6 comentarios:

ichirinnohana_is dijo...

El domingo será un día inolvidable, sin duda. La primera final de la historia de la Roja.

Estoy de acuerdo contigo: la marcha de Del Bosque del Madrid fue un gran error. Desde entonces el Madrid no es el que era entonces.

Un beso^^

X dijo...

Estamos tan cerca que ya no me creo que no vayamos a hacerlo. ¡Un pasito más!

Martha dijo...

Joer...se me han puesto los pelos de punta leyéndote!!

Este es nuestro mundial! ^^

1 besazo!

Yopopolin dijo...

que si, que si... que una vez llegados hasta aqui, tenemos que llevarnosla!! esty de los nervios... pero dentro de unas horas cuando Iker levante la copa, todo habrá merecido la pena...

que orgullo poder vivir algo asi en nuestras vidas!

un abrazo, y a disfrutar!

Oscuro dijo...

Al igual que tú también soy madridista y sentí una enorme vergüenza ver salir así a Del Bosque, por ello hoy, si cabe, soy un poquito más feliz. Del Bosque lo merecía, recibió tantísimas críticas tras la primera derrota... bueno al igual que Iker. Cuando se le saltan las lágrimas a Iker, se me saltaron a mí y todavía me emociono. Eran las lágrimas de la emoción contenida.

Me alegro por España, pero me alegro un poquito más por ellos dos.

Y qué hablar de la historia de los mundiales, cuando veo el codazo a Luis Enrique en aquel mundial de USA 94 todavía se me ponen los pelos de punta. Nos lo merecíamos y nos lo merecemos.

Un abrazo

Capitán Clostridium dijo...

El otro día el dios del fútbol volvió a emerger de entre las profundidades oceánicas que rodean a Sudáfrica Al cual se le llama CABO DE BUENA ESPERANZA. Por algo será, ¿no?

Estoy muy contento de disfrutar de palabras inteligentes y de esta entrañable crónica mundialera.
Espero ponerme al día de aquello que hayas ido publicando, durante todo el tiempo que ha transcurrido desde que salté de mi pecera... Ahora tengo tiempo, y espero volver a sacar frases e historias de esta sopa de letras que ronda siempre mi cabeza.

SALUDOS. Brindemos con ron y gritemos ESPAÑA!!!!!!!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails