lunes, 5 de septiembre de 2011

Diario de un Observador III. La Curva de Trekchin

La disparidad de fuentes energéticas que usan los humanos me asombra. Lo hacen de forma desproporcionada en unos casos, descontrolada en otros e ineficazmente en la mayoría. La distribución geográfica que sus sociedades tribales han hecho a lo largo de su planeta condiciona gravamente la disponibilidad de dichos recursos. Tienen un miedo atroz a los misterios de la energía atómica que a estas alturas de su civilización debería ser un juguete. Estudiando su historia contemporánea he descubierto las razones de tal temor. La velocidad vertiginosa de sus avances tecnológicos han hecho que la curva de Trekchin alcanzara su punto crítico a lo largo de sus dos últimos siglos, entrando en la Zona de Conflicto SocioTecnológico. A los doctores de la Teoría de la Selección de Civilizaciones les encantará saber que hemos encontrado una civilización en este estadio de su historia. Si no recuerdo mal, le Teoría indica que los avances tecnológicos, los avances sociales y la capacidad de entendimiento entre las distintas subsociedades creadas en un mismo planeta hasta su salida al exterior conforman una compleja ecuación diferencial que pone una serie de límites matemáticos a la evolución tecnológica de la civilización. Traducido a lenguaje social, si la evolución tecnológica sigue una curva exponencial mientras la progresión en el entendimiento social sigue en progresión geométrica, llegará un punto crítico en el que los avances tecnológicos estarán por encima de la capacidad ética y moral de los individuos para su uso. La Teoría dice que las Civilizaciones que entren en la Zona de Conflicto no lograrán abrirse paso hacia el estadio espacial, pues los conflictos internos alcanzarán proporciones autodestructivas.
Todas las civilizaciones espaciales conocidas cumplen el Principio de Trekchin una vez analizados los hitos de su historia. Pero hasta ahora no se había encontrado ninguna civilización en esta fase para analizar la evolución.
¿Serán estos humanos una excepción que confirme la regla? ¿Se abrirán paso de entre la neblina hacia una nueva era?
¿Que nuevo orden cósmico nos deparará el hecho de que una civilización sea tan impredecible como para desafiar todas las teorías socioplanetarias consideradas válidas?

Diario de un Observador II

Diario de un Observador I

12 comentarios:

Pilar dijo...

Sin duda nos encontramos en la Zona de conflicto, no sé si ponerle nombre me anima o me preocupa más.

Un saludo

Damián Neri dijo...

Espero que el Observador se lleve una sorpresa... Si algo he aprendido de los humanos, también como observador, es que son impredecibles, aunque tengamos un intento de racionalizar sus actos, llamado psicología.

Por cierto, en esta parte: "una compleja ecuación matemática que pone una serie de límites matemáticos" el "matemática" y "matemáticos" hace algo de eco, pero es algo nimio.

Saludoides!

Gamar dijo...

Me gustaría estar del lado del observador y no de la sociedad que se está desmoronando.
Ojalá que ademas de observar, nos tiraran algún dato de como depender menos de la energía y de paso también, por que no, del asunto más grave, el crecimiento demográfico.

FBM dijo...

Desde luego es absolutamente cierto que "Todas las civilizaciones espaciales conocidas cumplen el Principio de Trekchin" salvo, probablemente, la nuestra. Solo es cuestión de esperar un par de siglos para ver si se cumplen las peores previsiones o si, por el contrario, somos capaces de incumplir el Principio.

Ximens dijo...

Me ha gustado mucho tu explicación aunque no haya entendido nada. Yo creo que ya estoy en la Zona de Conflicto. Dame tiempo para ver si me autodestruyo o soy esa excepción. En otras palabras, tengo que leerte más

Yandros dijo...

Pilar: Es una zona peligrosa, y quizás no somos conscientes de que vivimos en ella...
Damián: No me había dado cuenta...¡y odio las redundancias! Gracias, compañero, lo he corregido
Gamar: Todo a su tiempo Gamar, pero ya sabes que uno ha de aprender por sí mismo...
FBM: Veremos que sucede...
Ximens: Navegar por la Torre del Caos es algo complejo si llegas nuevo jeje, lo siento. Al final del relato hay dos enlaces con los que podrás comprender mejor este relato. Muchas veces hago "series" de relatos. Esta en particular se trata de una especie de diario de un alienígena que tiene su misión en la Tierra

*entangled* dijo...

¿No es un poco hacer trampa criticar nuestra civilizacion situándote con la imaginación en el punto de vista de un extraterrestre? Realmente la tuya es una crítica desde dentro, pero aparentando la autoridad de alguien que ya ha superado nuestros actuales problemas.

Creo que el conflicto no es la discrepancia entre avances tecnológicos y avances sociales; ambos serían consecuencias de un mismo factor de distorsión original: la aparición de la inteligencia. Con ello, la evolución abrió la Caja de Pandora (hablando en sentido figurado). La integración de las peculiaridades del comportamiento animal y la inteligencia aun no se ha producido, y es dudoso pensar si se producirá en algún momento futuro. Lo más seguro es que, por el momento, continuemos como hasta ahora: Ángeles y demonios a la vez; grandezas junto a miserias; Yin y Yang. Y la extinción de la especie esperando pacientemente, como tiene por costumbre.

Saludos.

Yandros dijo...

entangled: Bueno, ¿y quien te dice a tí, amigo entangled, que la mía es una crítica desde dentro...? Y si soy realmente un observador alienígena...?
Por otro lado, opino evidentemente que tanto los avances tecnológicos como los sociales son fruto de la aparición de la inteligencia, pero eso no quiere decir que ambas cosas no entren en conflicto. Precisamente el hecho de hallarse intrínsecamente relacionadas es lo que genera ese conflicto. Quizás más que de avances tecnológicos debería haber hablado de lo ético y moral, pero ¿acaso no son también estos conceptos subjetivos y dependientes de la propia sociedad?
Hum...esto da para otra entrada del Diario del Observador.
Un abrazo

*entangled* dijo...

> «Y si soy realmente un observador alienígena...?»

Si fueras realmente un observador alienígena, hubieras dicho la contraseña que los alienígenas usamos para reconocernos en los planetas observados…

Feliz Viernes.

Rebeca dijo...

A veces siento miedo hacía nosotros mismos, en como usamos la tecnologia, en nuestra capacidad de destruir a los otros seres humanos, no sé si fue en tu blog que leí esta reflexión vista por "un observador" o quizás fue en alguno de los libros de ciencia ficción que me pasó mi hermano, pero comparados con los animales, somos muy extraños en este sentido.
Sin embargo confio en que las mentes evolucionadas empujen al resto, el futuro nos espera y mi ilusión infantil me hace creer en cosas irreales como: las másquinas del tiempo, el teletransporte, la comunicación telepática y los viajes espaciales.

Yandros dijo...

*entangled*: ya sabes queno se debe mencionar el Protocolo de Reconocimiento salvo en caso de emergencia. Te enfrentarás a un Consejo Galáctico!

Rebeca: Yo no creo que seamos tan diferentes de los animales. Muchos de ellos también funcionan en "manada". Solo que nuestro concepto de manada es diferente y nuestras armas ya no son dientes y garras...

cristal00k dijo...

Hummmm La integración de las peculiaridades del comportamiento animal y la inteligencia aun no se ha producido, y es dudoso pensar si se producirá en algún momento futuro...
Si él no se considera a si mismo, como lo que somos el resto... quizás si que estemos ante el enemigo alienígena. Así que mucho ojito con la información que le proporcionas.
Por otra parte y después de tu declaración como posible extra.terrestre, comienzo a entender algunos comportamientos de la ínclita Lady Kaos... ¡ya te digo!
Por lo demás, sin importar las armas, y dejando aparte el jurásico...no hay ni ha habido hasta la fecha mayor depredador que nuestra especie en este rincón de esa espiral.
En fin! Sigo leyendo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails