lunes, 31 de mayo de 2010

Donde viven las mariposas

Es recomendable leer primero Donde mueren las mariposas.

Disparé. Y en ese momento rompí el hilo que me conectaba con mi realidad, aquella que yo había alterado con mi presencia, en la que ya no tenía un futuro donde ansiaba volver atrás para arreglar todo lo que la vida me había robado. En esa nueva realidad ya no tenía a nadie a quien salvar y por lo tanto nunca volví hacia atrás en el tiempo, a deshacer lo que nadie había hecho, porque yo ya lo había cambiado. Me encuentro atrapado en un sempiterno bucle donde no existe el tiempo, o existe pero no transcurre, y aquello que no fluye es como si no viviera. Existo pero no existo. Es ahora la ausencia de dolor lo que carcome mi ser. Es la ausencia de todo, la presencia de nada…
Mi imagen distorsionada por el viaje temporal apareció en todos los holodiarios. Era el asesino del espacio-tiempo. Cambié el futuro de la humanidad, nunca sabré si a mejor o peor, al menos nunca lo sabré en aquel presente que yo había bombardeado con un simple disparo. Yo estaba allí, junto a ella. Mi yo futuro la había salvado, mientras mi yo presente asistía boquiabierto a mi propia imagen empuñando el arma que disparó sobre aquel tipo. Huí de puro terror, alejándome de aquel fantasma del futuro que condenaba mi pasado, incapaz de comprender la visión paradójica que se había grabado a fuego en mi mente…
Ella, con lágrimas en los ojos, no comprendió jamás porqué en un futuro me convertiría en un asesino. Yo tampoco lo entendí. Y en esa realidad ahora tan lejana, día a día ella se alejó tanto de mí como en la vida que yo había intentado cambiar. Era una ausencia tan vacía como la muerte, la misma angustia contra mi ser, la misma rabia incontenible que siempre me acompañó en la otra realidad…
Un segundo después de escuchar la detonación supe que el destino me tenía preparada su venganza. Quizás antes de apretar el gatillo algo en mi interior me decía que alterar el orden natural de las cosas podría desencadenar un caótico huracán tan impredecible como cierto. La imagen de su sonrisa congelada para siempre en mi retina me cegó de tal forma que ninguna otra luz pudo alumbrar mi camino. Quise negar la evidencia. Quise ser dueño y señor de la cuarta dimensión, romper la barrera del tiempo adentrarme en senderos desconocidos para el hombre, jugar a ser un dios menor que no soporta el dolor de la ausencia…y ahora pago cara mi condena en esta cárcel atemporal que me niega mi recompensa y oscurece mi alma…
Ni siquiera pude acariciarla, mirarla, besarla una vez más. Acaso esa caricia hubiera sido una cura balsámica que paliara mi dolor, esa mirada un recuerdo imborrable que me acompañara en mi cautiverio, y ese beso un cálido aliento que amortiguara el gélido frío de los barrotes que aprisionaron mi alma… Y sin embargo, la vi alejarse, y ahora esa imagen tortura mi mente. Porque antes me la arrebataron, pero ahora yo mismo soy el causante de mi desgracia.
Y ahora, atrapado en el intervalo de lo eterno, prisionero en un infierno atemporal que el hombre jamás alcanzaría a imaginar, donde no puedo volver a mi realidad porque no existe, veo todas las realidades posibles desde un plano superior, sin poder tocarlas, sin poder llorar ni reír, tan sólo sintiendo cómo se desangra por siempre mi alma, y comprendo que el destino, sin estar escrito, tiene nudos que no puedes deshacer…

12 comentarios:

Martha dijo...

Siempre he escuchado que el más mínimo cambio en el pasado podría desbarajustar todo el presente...Así que, con un cambio tan brusco como ese, algo así era de esperar.

Demostrado queda pues que jugar a ser Dios (aunque sea uno menor) es un juego peligroso en el que hay muy pocas posibilidades de salir victorioso...Supongo que esto se puede extrapolar en muchos sentidos! ^^

Besicos!

P.D.- Genial la redacción! ;)

ichirinnohana_is dijo...

Ya lo leí en su momento en Travesía Literaria y me gustó^^ Las mariposas dan mucho de sí, siempre ;)

Besotes^^

Angelical dijo...

Mariposas, mariposas y más mariposas :S

XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Claire dijo...

¡¡¡Joooo!!! yo que creía que la había salvado... Si hasta me he alegrado un montón al ver que había continuación..vaya final más triste. Currado sí. Genial escrito, sí. Pero muy triste.
Pero que conste que me ha gustado mucho.
Besos.

Yandros dijo...

Martha: Podría escribir infinitas realidades posibles con un pequeño cambio. Pero no tengo tiempo jajaja
ichiri...: hija mia, es que es dificil hasta de poner tu nombre
Angelical: Soñarás con ellas
Claire: En realidad la ha salvado
Ahora el condenado es él. ¿No es bonito pagar ese precio por salvar a la persona que amas?
Abrazos caóticos a todos

X dijo...

Pero la quiso salvar para él, e igualmente se quedó sin nada. Dejó al menos un importante legado en el mundo, un mundo que verá morir y nacer infinitas veces.

Sara dijo...

:O Me has conquistado en el título, así que imagínate el resto del relato!

ichirinnohana_is dijo...

Pues lo más corto es llamarme como en Travesía Literaria, LPP, o por mi nombre, Isi xDDD

Un beso^^

Camaleona dijo...

Donde mueren las mariposas me pareció buenísimo... y también la continuación de lo que parecía que no podía continuar...
Todo por amor.

Rebeca dijo...

Ese es mi Yandros, fiel a su estilo como siempre! las posibilidades son infinitas sólo que hay realidades que nos gustan más que otras.

Angie dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Camaleona: la primera parte me encantó y la segunda también! Contigo no se cumple eso de que "2ª partes nunca fueron buenas"!

Desde luego, si fuera editora.. publicaría tus escritos! Bueno, y los míos también, pa que te voy a engañar, jajajajjaa....

Un besote!Angie

Yandros dijo...

X:Exacto, la salvó, pero se condenó a el mismo
Sara: El título es importante para enganchar jajaja
Ichi: LPP
oCamaleona: Tdo puede tener su continuación. Lo malo es que a veces es mejor haberse quedado en el primero
Rebeca: Caótico como siempre!
Angie: Pos nada hija, hazte editora y navegemos por el mar de la crisis con remos hechos de palabras y el viento por ilusión jajaja

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails