martes, 4 de mayo de 2010

Vida ultravioleta

-Vamos a jugar a algo.
El padre miró a su hijo por encima de la pantalla electrónica y con un suspiro, pulsó el botón derecho para enrollarla sobre sí misma y guardarla en su portapantallas.
-¿A que quieres jugar hijo?- le preguntó cansadamente mientras encendía el holoproyector.
-No papá a eso no. A algo de verdad.
El padre lo miró extrañado mientras pensaba que nueva ocurrencia se le habría pasado por la cabeza.
-¿Como que a algo de verdad? Si esto es de verdad, hay juegos de deportes, de lucha, de misterio, de ciencia...
- Si papá pero no son de verdad. No jugamos entre nosotros, yo quiero jugar con una pelota de verdad.
-¿Una pelota de verdad? Sabes que no puede ser, que romperíamos algo y mamá se enfadaría mucho
-Vamos fuera entonces.
El padre miró detenidamente a su hijo con una mezcla de estupor y extrañeza. Le habían dicho muchas veces que no se podía salir fuera cuando el indicador de radiación solar estaba rojo. Y aún así, si estaba amarillo sólo podía salirse con una protección especial que hacía inútil todo ejercicio físico.
- Pero Elías, ya te hemos dicho muchas veces que si el indicador de radiación...
-Ya lo sé papá, pero ¿porqué?¿Porqué el indicador de radiación está rojo casi siempre?El profesor me ha enseñado que no siempre fue así, que antes la gente salía a correr por los prados y a pasear por los campos, a navegar por los mares y cruzar los ríos, a subir montañas y a descender por barrancos...¿Que nos ha pasado, porqué estamos siempre metidos en esta casa que parece una cárcel?
-Creo que tendré que revisar ese maldito robot de aprendizaje, parece un contador de historias de viejas en vez de un profesor autómata. ¿No te enseña matemáticas ni física elemental?.
-Este año toca Historia Antigua. Y tiene módulos paralelos por si quieres seguir aprendiendo. Me gusta la historia de nuestro pasado, cuando los niños iban a colegios y jugaban juntos, los padres iban a trabajar y se relacionaban con otros padres, y parte de la vida transcurría fuera de la casa...
Tomás se mareó sólo de pensarlo. ¡Salir fuera a trabajar y mandar a los niños a aprender en masa como si fueran productos en serie!¡Que barbaridad, que atraso!
-Hijo mío, el ser humano avanza con los siglos. Ya no es necesario enseñar a los niños en bloque porque los profesores autómatas se ajustan al nivel del niño y así no se retrasa ninguno por culpa de otro. Los trabajos pueden ejecutarse de forma virtual desde la casa sin esfuerzos energéticos inútiles de desplazamiento, las casas son autosuficientes y generan todo lo necesario para alimentarse y vivir y siempre puedes jugar con otros niños en la Plaza Virtual...
Elías se quedó pensativo. Su rostro reflejaba decepción y pesadumbre.No creía que todo aquello fuera un avance.
-Yo sólo quiero jugar al aire libre, como se hacía antes...

21 comentarios:

Martha dijo...

Que bueno, que bueno y qué bueno!

Justo ayer descubrí tu otro blog...y gracias a eso, entiendo un poco más si cabe este post, que me encanta!!

Ayer, leí casi entero ese diario tan genial...me queda un poco aún, porque eso no te había comentado todavía. Pero quiero que sepas que me enganché un montón! ^^

Besicos!

Yandros dijo...

Vaya, me alegra que se una otro viajante del futuro. Reconozco que tengo el otro blog un poco parado, pero últimamente estoy muy ocupado y no me gusta inventar el futuro asi, a lo loco, que luego no se puede deshacer! (por ahora)
Me alegro que te guste
Abrazos ultravioletas!

Sara dijo...

Primero, darte las gracias por la dedicatoria, me ha hecho muchiiiiisima ilusión :)

Qué vértigo me da esta historia, inventas unos futuros tan espectaculares y verosímiles, que me está dando cargo de conciencia enseñar a los niños a jugar a los videojuegos...

Me ha recordado un montón a esa vida que habita en el "Cruce del caos. Sendero del tiempo". Como si hubieses trasladado un pedacito de ese lugar.

Besotes

Arkangel dijo...

Muy bueno..muy bueno el relato..y creo que no está demasiado alejado de un posible futuro..yo de un tiempo a esta parte, noto que la gente cada vez es mas autómata, serán imaginaciones mias o tal vez no, de todas formas, menos mal que todavía podemos disfrutar del mar, del aire..de nuestra madre tierra, si no fuera asi..¿que sentido tendría la vida?

Larefors dijo...

Un futuro tan posible a la par que impensable...

Angelical dijo...

¿Sabes? me tranquiliza saber que hasta en esos futuros tan fríos, los niños pueden seguir enseñando verdaderas lecciones a los mayores ;)

Besos angelicales

DANYGIRL dijo...

Fenomenal!!
Aún a día de hoy, creo que muchos niños desearían jugar al aire libre con sus padres!

X dijo...

Hay que eliminar a ese robot subversivo. :-)

Claire dijo...

Los sentimientos de Elías son como los de cualquier niño de nuestro tiempo, porque nuestro entorno cambiará pero los sentimientos no.
Espero que tu visión del futuro no se haga realidad y salvemos el medio ambiente, y los niños del futuro puedan salir a la calle a jugar a la pelota..
Como de costumbre, un relato fantástico.
Un abrazo.

Yopopolin dijo...

¿y como conocian gente? porque en ese mundo tienen serios problemas para la perpetuación de la especie! xD. ¿o primero se conocen en el bar virtual y luego ya quedan para follar? No me digas que esto ultimo también se hace virtualmente! jajaja

estupendo el relato!

Angie dijo...

¡Qué imagen taaaaaaaaaaan desoladora, Dios Mío!

Espero que nunca se haga realidad! Ese tipo de avances son horribles, de hecho, no creo que sean avances siquieras! ¿Jugar con niños en una plaza virtual? ¿tener que estar encerrados todo el día en casa porque el sol QUEMA?.. ¡qué horror! y digo yo, si me permites una pregunta "guarri", jajaja... ¿Qué hay que hacer para ligar en un bar? ¿Y lo más importante... cómo coño echarán esta gente del futuro los polvos: también virtualmente? ojú qué plan, jajaja...

Besos. Angie.

PD: Ya queda menos ¿no? (para la otra historia digo, jeeje)

FBM dijo...

Me temo que este si es un futuro bastante probable.

xrisstinah dijo...

Lucía va por la calle de tierra, sin asfaltar, con su pelito corto, cara de vegonzosa empedernida, babi de rayitas rosas y blancas, los calcetines algo caídos y los mocos asomando por la naricilla, porque aún no se han inventado los mucolíticos. Lleva una cartera roja pequeñita, con asas de plástico y un parguas rojo también, es lo único con lo que se atreve a presumir. Antes de entrar en la escuela se queda mirando embobada el y venir de un grillo despistado que anda buscando una grieta en la roca de granito, esa en la que Lucía pierde el tiempo impepinablemente todas las mañanas.
Luego, en el recreo, habla de que ya le van a quitar las ruedas de apoyo de su bici y así podrán jugar mejor a policías y ladrones, aunque sus amiguitas de momento prefieren ponerse el babi a modo de capa y vuelan a modo de hadas, dejándose las rodillas lenas de costras y la frente llena de chichones, aún no se estila lo de llevar a los niños a urgencias para todo.
Un sol burlón les tuesta las mejillas, mientras esperan a sus padres para volver a casa, la mayoría de ellos osan caminar, lo del coche hasta para ir al baño vendrá más tarde.
Y respiran aire, y a la madre de Lucía se le ponen los ojitos tiernos llenos de orgullo cuado la mira, como a la madre del autor futurista.

Carlos dijo...

Escalofriante relato Yandro!

Creí que se trataba cuando llego al medidor de radiación de un relato de ficción en donde aparece un mundo posterior al desastre nuclear, pero lo que hallo es mas aterrador, casi diría que se halla en el limite donde la ficción abre la puerta a cosas probables. Y lo aterrador es que esas cosas llegan sin darnos cuenta.

Muy buen relato!

Yandros dijo...

Sara: Bueno, algún dia ordenaré mis futuros y haré algo más serio. Claro que lo de ordenar yo lo llevo algo mal jajaja
Arkangel: Quizás no nos planteemos ese alejamiento de la naturaleza al igual que ahora no nos planteamos que antes ibamos a pie a todos lados...
Larefors: Hum impensable? Mas vale...
Angelical: Tu siempre encuentras otro matiz en las historias...
Danygirl: No es un futuro tan lejano eh!

Yandros dijo...

X: Jajajaja carguémonos al autómata
Claire: Esperemos que los niños no pierdan la inocencia y la ilusión
Yopopolin: Pues no se si contestarte para que el futuro te deprima aun mas pero...¿no sabes que los hombres ya casi no somos necesarios? Ejem
Angie: No me des ideas para relatos aun mas desoladores...
FBM: Mal vamos eh amigo?
xrisstinah: Vaya un relato concatenado en otro y con mensaje final en forma de guiño. Aunque tanta visión pardo-oscura no le gustan mucho a las madres jajaja
Carlos: Esa era la idea inicial pero lo he aparcado para otra entrada...
Abrazos ultravioletas a todos

Capitán Clostridium dijo...

¡Qué bueno! Veo que sigues más vivo que nunca. Yo he despertado estos días, pero no sé por cuanto tiempo, se me acercan momentos difíciles de estudio y recogimiento. Así que, si no me ves por aquí, imagíname encerrado en la bodega, rodeado de ron, pero sin poder beber.

Hoy, si puedo, así que: brindo por ti.
Saludos

marianne dijo...

Bueno sigo tus relatos del futuro pero me da un poco de congoja, ver como algunas cosas dia a dia se van haciendo realidad.
Esta me ha gustado especialmente porque se ve que valoras mucho tus momentos de infancia.

Sara dijo...

Pfff... espero realmente que el futuro no sea asi!!! Aunque me encantan tus historias... ;)

YoMisma dijo...

La seguridad en la palma de la mano, la autosuficiencia, y el ahorro de energía, la perfección, pena que no seamos tan perfectos como para disfrutar de una vida totalmente equilibrada. :)

Saludines,
YoMisma

Yandros dijo...

Capitán:Vas a convertirte en un anacoreta marino jajajaja
Marianne: El futuro es incierto, pero el pasado no nos lo quita nadie. Afortunadamente yo he tenido un pasado que ahora me permite relajarme imaginando el futuro, que ironia!
Sara: Esperemos que no sea asi, pero quien sabe jajaja
Yomisma: La perfección está sobrevalorada. Viva el caos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails