lunes, 23 de febrero de 2009

Lo que pudo haber sido


Mi madre dice que me tiré unos cuantos días correteando por el salón y escondiéndome debajo de la mesa gritando "Que se sienten coño! Pum pum!". Tenía 3 añitos y cuatro meses.
En realidad hoy en día no me acuerdo. Pero imagino el miedo de entonces. Porque no hay mayor temor que la incertidumbre, y más cuando lo que presientes es un futuro parecido a los aciagos y oscuros días del pasado.

Imagino la tensión en las calles de Valencia, el temor en Madrid, la preocupación de los que esperaban días de libertad...

En ocasiones me canso de las batallas sin sentido de nuestros políticos de hoy, del rifi-rafe diario del "y tu más" que crispa a unos y harta a otros. Me canso de los sinvergüenzas que se han acogido a la democracia para hacer su virreinato particular de riquezas a base de estafas. En todos los bandos. De todos los colores.

Y sin embargo, en días como hoy que echo la vista hacia atrás pienso que peor pudo haber sido...

5 comentarios:

S. dijo...

Pues sí, peor pudo haber sido.
A mi me cogió también pequeña,sólo sé que mi padre le decía a mi madre:hay que comprar patatas,aceite y tomate,mucho tomate(no sé la manía por el tomate ni que fuera un grillo).
Estoy plenamente de acuerdo contigo.

Camaleona dijo...

Nunca he terminado de comprender qué es lo que tiene que ocurrir en un país para que NO se herede el odio de la guerra generación tras generación, a pesar de no olvidar y muchas veces no perdonar...
Lo que ha ocurrido en España me da esperanza pensando que se puede repetir en otros países que llevan toda la vida en guerra y no son capaces de cortar con ese odio que se hereda generación tras generación.

Rebeca dijo...

Gracias a Dios nunca sabremos lo que pudo haber sido. Sólo puedo pensar en que todavía se me eriza el vello al escuchar esos tiros.

Al recordar el tiempo de mis abuelos y de mis padres con unos amigos, me di cuenta que hace tan poquito que España goza de su democrácia! y que yo fui de esas afortunadas que nació con la Constitución bajo el brazo, así que menos que nadie tengo derecho a quejarme. Soy afortunada y no sólo por todo lo que dicen los anuncios de la coca cola.

borraeso dijo...

Recuerdo el miedo en la cara de mis padres... y cómo empezaron éstos a sonreir cuando, muy seria y convencida, les dije "No os preocupéis, esto es una chapuza... parecen malos payasos..."

Bendita ignorancia, y qué atrevida es,... luego te das cuenta cómo lo vivieron otros... Pero me salí con la mía...

Yandros dijo...

S.:Intrigiado me has dejado con lo del tomate jajaja. ¿A los grillos les gusta el tomate? ¿Si a mi me gusta el tomate es que estoy grillao? Hum curiosa reflexión.
Camaleona: pues si, hay una tendencia inevitable a pensar que los contrarios no pueden coexistir...en fín, esperemos que el homo sapiens tenga una nueva evolución y que no sea solo física sino también social
Rebeca: Pues sí, somos afortunados. Yo nací en plena transición, más cerca de la constitución que de la dictadura. Ahora me hacen gracia los que teniendo mi edad o menos siguen exaltando los valores de la dictadura, cuando ni siquiera la han vivido
Borraeso: pues sí, algo payasetes pero que miedo. Si hubiera habido más payasos ahora tendríamos otro circo montado...
Un saludo a todos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails