domingo, 16 de agosto de 2009

Zambullida

Mi infancia y adolescencia transcurrieron entre las olas del mar, entre el olor a sal de la costa, el poniente y el levante, las palmeras y los espigones, las calas y las ensenadas. La vida luego me arrastró al interior alejado de una humedad que no me beneficiaba y de un mar que no he dejado de añorar.
Volver en verano los suficientes días como para pillar un día de viento con grandes olas es algo que no ocurría desde hacía varios años, pero esta vez he vuelto a recordar una de mis sensaciones preferidas de antaño; el de dejarme arrastrar por las olas, intentando dominarlas, sin tabla de surf, sin neoprenos. Tan sólo la ola y yo. Con la paciencia necesaria para escoger la adecuada, dejando pasar las que rompen demasiado pronto, sumergiéndote bajo ellas, o las que rompen demsiado tarde, dejándote llevar por su periódico vaivén y mirando en el horizonte a ver si llega otra mejor. Y una vez que observas la ola perfecta, la que se eleva al acercarse mostrando su fuerza, la que previamente te arrastra hacia ella con una fuerza descomunal, comienzas a nadar hacia la orilla con fuerza para dejar que te pille en su momento álgido y en el momento preciso te lanzas en su misma dirección, confundiéndote en un torbellino de agua, espuma, arena y sabor a sal y llegando hasta la orilla como si de un despojo marino se tratase.
Cuando me sumerjo bajo una enorme ola para buscar otra más propicia siempre noto el contraste entre la quietud del fondo y la agitación de la superficie, entre la calma del lecho marino y el infierno salino del mar encrespado. Y en cierto modo siempre me asalta la sensación de que me encuentro ante una metáfora, ante un guiño a la realidad, donde lo aparente no siempre es lo que se ve a primera vista y si nos molestamos en zambullirnos algo más en lo que nos rodea quizás descubramos que el mundo no es siempre como creemos.

17 comentarios:

quierodormir dijo...

Bonita foto y bonita entrada.
Compartimos las sensaciones de la infancia y la adolescencia entre las olas del mar, posiblemente el mismo mar pero a unos kilómetros de distancia.
Yo sigo disfrutando de él a diario, y este invierno disfruté de dos o tres días de espectáculo marino con olas de varios metros.
El mar, metáfora de la realidad. Creo que tienes mucha razón.

Reithor dijo...

weeeee me has transportado a la playa del Socorro (Tenerife) y mis seis años, que ya ha llovido... playa a bandera roja puesta y perpetua (al menos entonces), donde aprendí bajo la buena vigilancia de mi padre lo que es lidiar con el mar...

... y si, de acuerdo, que en cuando uno rasca más allá de la superficie encuentra un mundo diferente en todo. Pero no tenemos tiempo para rascar en todas partes y a todas las personas, así que toca elegir bien. ¡¡Rasca y gana!!

Anónimo dijo...

La naturaleza y la meteorología estén llenas de metáforas que nos atañen ¡ya lo creo!. Pero hoy lo que priva es lo inmediato, lo rápido y hay pocas ganas de introspectar.
Me alegro de que te reencontrases con tu pasado de esa forma tan lúdica.
Bienvenido!

cristal00k dijo...

Yandros el comentario anterior es mío. Sorry!

Menda. dijo...

Adoro el mar.......

Yandros dijo...

quierodormir: que envidia a mi el mar ahora me queda lejos...
Reithor: A veces no tenemos tiempo ni de rascar en los más cercanos, el mundo actual va a una velocidad de vértigo
Anónimo-cristal00k: Ahora te has dado a la doble personalidad? jajajaj.
Menda: No te lo quedes todo eh!

Alegría dijo...

Acabo de ver tu comentario en "Quierodormir" y he investigado algo. Cuando leo acerca del "orden y el caos", pienso, uy uy, esa diatriba, esa constante búsqueda de equilibrio me suena de algo... y ya veo que sí, que me suena de algo....
Me gusta mucho tu última entrada (las demás, no las he visto). Volveré, seguro.
Un saludo.

Rebeca dijo...

Vaya no sabía que surfeabas, siempre me ha parecido muy valientes los que se enfrentan de esa manera a las olas, luchando contra los elementos naturales que nunca se sabe que deparan.

Uno se zambulle en una ola y no sabe lo que encontrará, la vida es exactamente igual, por eso hay tanto miedo a tirarse de cabeza y sin mirar.

Yandros dijo...

Alegría: Pues bienvenida a esta "diatriba". Vaya palabra jajaja. Encontrarás muchas "diatriberías" buceando por aquí
Rebeca: Jajajaj surfista yo? Ni ganas ni cuerpo oye jajaja. Me refería a deslizarte sobre las olas sin tabla ni nada, lo otro esa demasiado técnico para mí.
Saludos luneros!

Yopopolin dijo...

woow! me has dejado sin palabras ante la reflexion sobre la vida que te has sacado de la manga... Como una ola, nunca lo habia pensado asi...

encantado de conocerte!!

nos leemos!!

Anarquista dijo...

Volvisteeeeeee!!!!!!!!! Yo también disfruto mucho el mar, aunque desde otro lado jajaja, desde la costa, no me sumergo mas que hasta mis tobillos, algun dia te contare! Desde que me acuerdo desde diciembre hasta principio de marzo mis dias transcurren en la playa.... Es hermoso poder disfrutar de eso....

Besos Jo!!!

Anabel dijo...

Yo creo que eres un valiente, con lo miedosa que soy yo para el agua. A mí el mar me gusta oirlo y mirarlo. Me meto poco, mucho calor ha de hacer, pues lo respeto demasiado, sé que se engulle a los que han nacido cerca de su arena, cómo no se va a tragar a un pececillo de agua dulce.

Tienes suerte, y valor, de poder disfrutarlo de esa manera.

Un beso,

Anabel, la Cuentista

Yandros dijo...

Yopopolin: Como una ola jajaja me has recordado a la canción...
Anarquista: Es curioso lo de los hemisferios, aqui la playa es de Mayo a Septiembre, seguro que te suena raro
Anabel: A lo que uno se acostumbra de pequeño no se le tiene miedo. No es valentía pues, sino costumbre jajaja
Un saludo a todos!

calpurnia dijo...

cuanta razón tienes, me ha encantado esta reflexión "marina" y la actitud de estar siempre alerta, a la espera de la "ola perfecta"

besos

Capitán Clostridium dijo...

Ahora sé a lo que te referías en tu comentario en mi post del oleaje. Qué casualidad! Ayer no tuve tiempo para nada, aún estando en vacaciones, y tengo que ponerme al día con muchos blogs, como el tuyo.
Estrené portatil (el primero) y me cuesta aún escribir, y tengo que meter programas, ...etc, con lo que conlleva eso (horas).

EN fin, que saqué el oleaje que tenía guardado para el día 26 que me voy fuera y, mira por donde, qué caótica casualidad.

Yandros dijo...

Calpurnia: A veces, por buscar la ola perfecta nos perdemos olas muy buenas.
Capitán: Llamémosle Conexión Bloguera jajajaja

Anónimo dijo...

Ola, what's up amigos? :)
In first steps it is very nice if someone supports you, so hope to meet friendly and helpful people here. Let me know if I can help you.
Thanks in advance and good luck! :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails